567 políticos acusados de corrupción en el sur

0
95

Cada vez es más frecuente que los políticos lleguen al poder para enriquecerse o beneficiar a su entorno más cercano. Por eso no es extraño que cientos de autoridades hayan sido condenadas o estén siendo investigados por delitos de corrupción.

A nivel nacional hay 2 mil 112 anteriores y actuales autoridades involucradas en delitos por el mal manejo del dinero del Estado. En las regiones del sur como Cusco, Arequipa, Apurímac, Puno, Tacna y Moquegua hay 567 incluidos en pesquisas por ese tipo de ilícitos.

Después de Lima, que tiene 211 procesados, Cusco es la región con la mayor cantidad de autoridades inmersas en la comisión de delitos. Son 208 políticos cusqueños investigados. Están los tres últimos expresidentes (Carlos Cuaresma, Jorge Acurio, René Concha) y el actual gobernador Edwin Licona.

En el casillero cuarto se ubica la región Arequipa con 169 investigados, luego en el puesto doce figura Apurímac con 67 y más alejado Puno con 53, Tacna con 50 y Moquegua con 20.

El Procurador Público Especializado en Delitos de Corrupción de Funcionarios, Amado Enco Tirado, reveló esas cifras ayer cuando expuso en el taller para periodistas que organizó la Fundación Gustavo Mohme Llona, en Cusco.

De acuerdo a esas cifras, las entidades más agraviadas por la corrupción son las municipalidades distritales, seguida de las provinciales, gobiernos regionales, Policía Nacional y ministerios del Estado.

Los delitos más recurrentes son peculado, colusión, negociación incompatible, malversación y cohecho activo genérico. En este punto, el procurador anticorrupción Enco precisó que “la colusión es el delito que más perjuicio económico genera al Estado”.

Hay que precisar que, según las sentencias registradas a partir de los casos Fujimori-Montesinos, el perjuicio ocasionado al Estado a junio de 2018 es de S/1,529 millones 027 mil 345.97. De esa cantidad, apenas han logrado recuperar S/ 50 millones 885 mil 512, y está pendiente la recuperación de S/ 1,478 millones 141 mil 833. Una tarea sin duda pendiente.

CASOS CUSCO Y APURÍMAC

En la región imperial hay 2 mil 231 casos en trámite por delitos contra la administración pública, mientras que en Apurímac 706. De todos los casos que se han registrado en la región imperial, 762 son por peculado, 244 por colusión y 93 cohecho pasivo propio. Y en la región Chanka hay 407 investigaciones por peculado y 104 por negociación incompatible. Esos son los dos delitos más recurrentes en ambas regiones.

Cusco, por otro lado, posee un buen número de casos denominados emblemáticos. Amado Enco explicó que un caso de ese tipo reúne tres características: el investigado posee un alto cargo público (gobernador o alcalde), el perjuicio económico del Estado es elevado, tiene un fuerte impacto mediático y genera el interés de la ciudadanía.

En la lista aparece el proceso por la fallida adjudicación de 19 obras de descolmatación, valuadas en más de 11 millones de soles, impulsada por el gobernador regional Edwin Licona. Asimismo, las irregulares obras hechas en la Región por el expresidente Jorge Acurio, el irregular aumento de sueldo que involucra al actual congresista Wilbert Rozas y la construcción sobrevaluada del mercado de productores que implica al prófugo congresista Benicio Ríos.

Por el lado de Apurímac, hay una decena de casos emblemáticos que involucran al expresidente Elías Segovia (que está con prisión preventiva), así como hay otro grupo que incluye al actual gobernador Wilbert Venegas.

También hay casos graves en la provincia de Cotabambas y en el distrito de Challhuahuacho. ♣

Corrupción genera desconfianza ciudadana

JOSÉ MARÍA GAVANCHO

Procurador Anticorrupción de Cusco

La corrupción tiene graves efectos en la sociedad. Ahora que la corrupción se ha vuelto en una práctica pública y ha penetrado las estructuras del Estado, se ve cómo las obras no se pueden concluir y eso tiene un efecto negativo en la calidad de vida de la población. Todo hecho de corrupción afecta también la moral de la gente, porque, por ejemplo, conduce a algunos a admitir la tesis “roba pero hace obras” al momento de elegir autoridades. 

Asimismo, genera desconfianza en las instituciones y eso a la larga puede generar propuestas para golpear a esas instituciones democráticas. Por otro lado, es importante que admitamos que en el fenómeno de la corrupción tenemos una cuota de responsabilidad. Debemos evaluarnos cada uno para decir cuánto de lo que pasa es, en parte, nuestra responsabilidad. A veces nos equivocamos al momento de elegir y votamos por personas poco transparentes. (La República)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here