Jorge Yoshiyama: “Keiko sabía que Odebrecht donó dinero para su campaña”

Confesiones. Jorge Yoshiyama Sasaki, sobrino del exjefe de campaña fujimorista del 2011, Jaime Yoshiyama Tanaka, también reveló al Equipo Especial Lava Jato que Keiko Fujimori contactó con el ex vocal supremo César Hinostroza para acceder a la casación que presentó para tumbarse la investigación en su contra.

Keiko Fujimori tuvo conocimiento de que la constructora brasileña Odebrecht aportó dinero a su candidatura presidencial en el 2011, y cuando estalló el caso Lava Jato que la implicaba ordenó encubrir a los falsos aportantes de su partido, afirmó Jorge Yoshiyama Sasaki, sobrino del exjefe de dicha campaña electoral, Jaime Yoshiyama Tanaka.

El lunes 4 de noviembre, en declaraciones ampliatorias a la fiscal Elvia Caro Izquierdo, adjunta del despacho del fiscal José Domingo Pérez, Jorge Yoshiyama ratificó que su tío le dio el dinero que luego fue transferido falsamente a la cuenta de la campaña de Keiko Fujimori por intermedio de aportantes simulados.

La manifestación de Jorge Yoshiyama corrobora la hipótesis del Equipo Especial Lava Jato en el sentido de que el aporte no declarado de Odebrecht fue lavado por una red de falsos aportantes y que Keiko Fujimori y otros dirigentes usaron al partido fujimorista como una organización criminal.

Por tratarse de una declaración excepcional, La República transcribe fragmentos trascendentales sobre hechos que dejan en evidencia el involucramiento de Keiko Fujimori incluso en contactar al ex vocal supremo César Hinostroza Pariachi para que accediera a la casación que había interpuesto para truncar la investigación del Equipo Especial sobre el financiamiento ilegal de Odebrecht a su candidatura. Así lo dijo Jorge Yoshiyama a la fiscal Elvia Caro:

“En la segunda mitad del año 2015 me entero de toda la verdad completa durante una visita familiar que hago a la casa de mi tío Jaime Yoshiyama. Tanto Jaime Yoshiyama como Keiko Fujimori sabían que sí había dinero donado por la empresa Odebrecht a Fuerza 2011 para la campaña electoral. Y es que en una visita familiar que hice a la casa de Jaime Yoshiyama, él me informa que ha hablado con Keiko Fujimori y que ella le dijo: ‘Jaime, por si acaso debemos afirmar que no hemos recibido ningún aporte de Odebrecht, hay que negar todo en relación a esta campaña y su relación con nosotros’”.

Jorge Yoshiyama señaló que la consigna de su tío fue siempre encubrir el verdadero origen del dinero a la campaña de Keiko Fujimori. Así lo expresó:

“Jaime Yoshiyama me preguntó qué le había dicho a mis amigos y yo le indiqué que les dije lo que él me había dicho. Es decir, que era dinero de empresarios que no querían figurar. Jaime Yoshiyama me respondió: ‘Ok, si te preguntan nuevamente, esa la respuesta que hay que volver a dar’, señalándome que parte del dinero de lo que me había entregado para los falsos aportantes del año 2011 era dinero de la empresa brasileña Odebrecht. En ese momento yo no estaba enterado que había una investigación por ese tema, solo asumí que querían mantener distancia de la empresa brasileña por el escándalo de corrupción en Brasil. (…)”.

En persona

Jaime Yoshiyama le dio parte de los fondos a su sobrino Jorge Yoshiyama y le encomendó que los depositara a nombre del partido por intermedio de aportantes simulados. Al comenzar la investigación fiscal, Keiko Fujimori y sus abogados organizaron el encubrimiento de los hechos. Así lo relató Jorge Yoshiyama:

“Sobre la labor de los abogados en la presente investigación, tengo conocimiento que Keiko Fujimori organizó con los abogados del estudio Oré Guardia, a cargo de Arsenio Oré Guardia y Edward García Navarro. La estrategia para buscar el archivamiento de la investigación por lavado de activos convenciendo o presionando a los falsos aportantes para que mientan y se ratifiquen como verdaderos, los aportes falsos realizados por ellos, ya que ella, Keiko Fujimori, me manifiesta que estaba en continuo contacto con el estudio Oré Guardia y coordinaba la forma de anular la investigación, asimismo, me señaló que el estudio Oré Guardia tenía los mejores contactos con jueces y fiscales y además me manifestó que se estaba moviendo políticamente y con jueces para resolver el caso. Todo el tiempo me decía que la investigación era para quitarle puntos en las encuestas de popularidad, que sus enemigos políticos estaban tratando de bajarle la llanta. Su planteamiento de defensa era solo ratificar falsamente los aportes y que ella se iba a encargar desde la política, y que si los falsos aportantes aceptaban ser falsos donantes, le iba a impactar fuertemente en las encuestas. Alegaba que si querían salir del problema la teníamos que seguir apoyando, ya que si ella seguía fuerte se archivaba el caso y no la acusarían o no se meterían con el resto de los implicados”.

Un hecho revelador es que Jorge Yoshiyama sostuvo que el ex fiscal de la Nación Pedro Chávarry Vallejos fue parte de la conspiración para tumbarse la investigación contra Keiko Fujimori. Y que Vicente Silva Checa cumplió un papel decisivo. Así lo indicó:

“Vicente Silva Checa me informó que la persona encargada de comunicarse en forma reservada con el ex fiscal de la Nación Pedro Chávarry Vallejos a nombre de Keiko Fujimori era el excongresista Daniel Salaverry, en ese momento vocero de la bancada de Fuerza Popular. Silva Checa me comentó que ambos Pedro Chávarry y Daniel Salaverry se juntaban de forma sigilosa en sitios diferentes y acordado por terceros, hasta a veces cambiaban de carro para llegar a sus reuniones para coordinar el apoyo mutuo, entre la fiscalía y el partido Fuerza Popular”.

Uno de los momento más reveladores de la manifestación de Jorge Yoshiyama Sasaki es la ratificación de que Keiko Fujimori logró contactar con el ex vocal supremo César Hinostroza Pariachi para que acceda a la casación que interpuso para enterrar la investigación en su contra y de su esposo Mark Vito Villanella por lavado de activos. De modo que se confirma que la persona a la que se referían César Hinostroza y el empresario Antonio Camayo en el famoso audio de Los Cuellos Blancos del Puerto era la excandidata presidencial, mencionada como “La Señora K”. De esta manera lo reveló Jorge Yoshiyama Sasaki a la fiscal Elvia Caro:

 “Sobre la relación de Keiko Fujimori y César Hinostroza Pariachi tengo conocimiento que cuando el recurso de casación de esta investigación a cargo del fiscal provincial José Domingo Pérez llegó a la Corte Suprema, llegó a la Sala de César Hinostroza Pariachi. En una conversación que tuve con Keiko Fujimori en su departamento de Surco, le pregunté a ella sobre este tema porque yo ya estaba comprendido en la investigación. Ella, Keiko Fujimori, me indica en el mes de mayo de 2018 que ya había entablado contacto con César Hinostroza por intermedio del empresario Antonio Camayo. Keiko Fujimori me informó que ya estaban aceptando su casación y que todo iba a salir favorable para ella y que no me preocupara más por el tema ya que con esta casación harían que se archive el caso utilizando como justificación el excesivo plazo de investigación preliminar. Luego de un par de semanas, le vuelvo a preguntar a Keiko Fujimori y ella se muestra bien segura de la situación y nuevamente me dice que no me preocupe más por el tema ya que había hablado con el juez César Hinostroza, a través de Antonio Camayo. Esto fue en el mes de junio aproximadamente. Seguidamente voy al domicilio de Vicente Silva Checa en San Isidro para hacerle unas consultas del caso y este me dice lo mismo: que ya se habló con César Hinostroza Pariachi y que no va a haber problemas con la casación para que salga favorable a Keiko Fujimori. (…) Aproximadamente en junio de 2018 cuando visité a Silva Checa en su domicilio en San Isidro, este me comenta que ya había negociado con César Hinostroza Pariachi a través de un amigo empresario para que la casación del control de plazos salga favorable y esto lo estaba coordinando con Keiko Fujimori. Vicente Silva agregó también que varios de los otros supremos de la sala de Hinostroza Pariachi iban a seguir la misma línea de votación”.

Todo había sido dirigido por Keiko Fujimori en persona.

Otras revelaciones del sobrino de Jaime Yoshiyama

Jorge Yoshiyama Sasaki relató ante la fiscal Elvia Caro Izquierdo cómo es que supo de la procedencia del dinero que le había entregado su tío, Jaime Yoshiyama Tanaka, que según una anterior declaración fue US$ 800 mil en efectivo y se lo dio en el dormitorio de su residencia.

No obstante que Arsenio Oré Guardia y otros abogados del mismo estudio negaron haber participado en acciones de obstrucción a la justicia, tratando de que los falsos aportantes mintieran, Jorge Yoshiyama afirmó que fue testigo de lo sucedido.

Jorge Yoshiyama confirmó además que, por intermedio de Ana Herz de Vega y Pier Figari Mendoza, Keiko Fujimori usó a la bancada de Fuerza Popular para entorpecer o echar a perder las investigaciones del Equipo Especial.

El testigo menciona coordinaciones para la elaboración y aprobación de normas ad hoc con la finalidad de beneficiar a Keiko Fujimori y sus cómplices.

La hipótesis del Equipo Especial sobre la existencia de un grupo de dirigentes liderado por Keiko Fujimori que usó la estructura del partido Fuerza Popular como organización criminal queda comprobada con las declaraciones de Jorge Yoshiyama Sasaki. (La República)