Desaprueban gestiones de gobernadores del sur

Las gestiones de los gobernadores regionales de Arequipa, Tacna, Cusco y Puno, se encuentran entre las diez más desaprobadas a nivel nacional. Ello se desprende en el informe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

En mayo pasado, el INEI publicó los resultados de su informe: “Perú: percepción ciudadana sobre gobernabilidad, democracia y confianza en las instituciones, semestre: octubre 2019 – marzo 2020”. Contiene los principales indicadores que permite conocer la opinión de la población, sobre los principales problemas asociados a la consolidación de la democracia, la gobernabilidad y confianza en las instituciones.

Según este informe, la cifra más alta de desaprobación es en Arequipa, donde el 77.6% de la población encuestada considera de mala o muy mala la gestión del gobernador Elmer Cáceres Llica.

Foto Internet: Gobernador de Arequipa – Elmer Cáceres Llica

Después de Arequipa le siguen regiones del sur como Tacna (69,8%), Cusco (66,7%) y Puno (61,3%). Las gestiones de Moquegua y Apurímac también están desaprobadas, pero no figuran entre las diez primeras.

Factores

Para el analista político, Jorge Bedregal, las actitudes de Cáceres Llica y sus prioridades sobre algunas obras influyeron para que la población desaprueba su gestión. “Es más que evidente la inacción que tuvo Cáceres Llica desde el momento que asumió el mando. Tuvo errores gruesos en priorizar los gastos (del Estado). No puedes poner estatuas en una Variante de Uchumayo que no se termina, por ejemplo”.

Bedregal agrega que, en su año y medio de gestión, ha habido varios momentos en que incluso parte de la población que lo apoyaba, ahora no lo haría. Recordó también la actitud reacia que tuvo el gobernador al inicio con la prensa y otros sectores.

Foto Internet: Gobernador de Cusco – Jean Paul Benavente

Sobre la desaprobación a la gestión del gobernador del Cusco, Jean Paul Benavente, el catedrático de la Universidad Nacional San Antonio de Abad (UNSAAC), Alberto García, señala que las promesas incumplidas hasta la fecha, han sido vitales para que la gente lo desapruebe.

García señala que, para los cusqueños, la puesta en marcha del hospital Antonio Lorena y la construcción del aeropuerto Chinchero, eran lo vital para el desarrollo de su región. Sin embargo, hasta la fecha, ambas obras no registras el avance que esperaban. “La población a comenzando a desencantarse muy pronto del gobernador y del gobierno regional en general”.

Otro factor que ha podido influir, es el poco apoyo político que tiene Jean Paul Benavente y las disputas que arrastraba con la vicegobernadora Delia Condo.

El manejo de la emergencia sanitaria también pasaría factura a Benavente. “A inicios de la pandemia dijo que había un ofrecimiento de China de construir un hospital de contingencia, pero pasaron dos meses y nada. La gente se lleva una imagen de indiferencia del gobernador”, finalizó.

Foto Internet: Gobernador de Puno – Agustin Luque

Desaprueban gestiones locales

En el informe del INEI también se recolecta la opinión de la población sobre los gobiernos locales. En 19 de 24 departamentos, más de la mitad de la población en cada región, califica como mala o muy mala la gestión de los gobiernos locales. En este número también figuran Arequipa (61.2%), Cusco (68.6%) y Puno (61.1%).

Una muestra clara es Cusco, donde el alcalde provincial electo Víctor Boluarte fue suspendido del cargo en 2019, por tener una sentencia firme. “Cusco tiene alcalde en la teoría, pero en la práctica, los cusqueños no se sienten representados por nadie, menos en esta pandemia”, agregó Alberto García.(La República)