Desde octubre piscina municipal abre sus puertas solo con el funcionamiento de pozas, por medidas de bioseguridad

Desde el primero de octubre, las pozas del complejo José Solorzano Salas de la ciudad de Putina (piscina municipal) estarán nuevamente al servicio de la población, respetando estrictas medidas de bioseguridad.

Para el inicio de actividades se presentó al Comando Covid-19 del distrito, un plan de protocolos que incluyen la contratación de un personal en enfermería y capacitación a los trabajadores en medidas de bioseguridad, señalizaciones, adquisición de equipos de protección personal, entre otros importantes puntos.

Así lo confirmó Alejandro Vargas Lipa, trabajador responsable del complejo, quien resaltó que funcionarán las 42 pozas restauradas por la Municipalidad Provincial de San Antonio de Putina, antes de la pandemia.

Pese a ello subrayó que el aforo máximo de asistente será de 70 personas y no funcionarán las piscinas, solo las pozas.

“Estamos dispuestos a atender a la población, con el personal capacitado, como debe ser. Las cosas han cambiado por la pandemia, ahora va a ser estricto. Antes cualquier persona ingresaba, ahora deberán apersonarse conservando el distanciamiento y utilizando elementos de bioseguridad”, precisó.

Vargas Lipa apeló a la conciencia de los usuarios para tomar las medidas necesarias respetando todas las indicaciones. “Si el aforo llega a su límite tendrán que esperar en la parte exterior por eso hemos marcado los círculos en el piso”, reiteró.

DATO

Con la apertura de la piscina municipal se brindará puestos laborales a 18 trabajadores distribuidos en dos turnos.

R.C.