A nivel internacional, el Perú es visto como un país que no respeta la democracia, entrando en un proceso de rebeldía permanente frente a la Corte Interamericana de Derechos Humanos; porque el congreso aprobó un proyecto de ley que permite prescribir crímenes de lesa humanidad cometidos antes de 2002; expreso, Julio Failoc Rivas, analista político.

Asimismo, aclaró que aprobada esta norma puede beneficiar al expresidente Alberto Fujimori y a unos 600 militares procesados. El Parlamento dio su aval pese al rechazo de la CIDH, que había pedido al Estado peruano que la dejara sin efecto.

También manifestó, que los poderes del estado son independientes y el legislativo estaría copando y manejando ciertas instituciones del país; donde el Poder Judicial, goza al momento de la libertad para ejercer su trabajo, tratando de hacer prevalecer algunos convenios y tratados internacionales donde el Perú está adscrito.