Wilmar Elera renunció a la tercera vicepresidencia del Congreso tras condena del Poder Judicial

El congresista Wilmar Elera renunció a su cargo de tercer vicepresidente de la Mesa Directiva del Parlamento, días después de su elección. Momentos antes se conoció un adelanto de sentencia de Poder Judicial que lo condebana a seis años de prisión por el delito de colusión agravada.

A través de un comunicado enviado a la presidenta del Congreso, Lady Camones, Elera explica que su renuncia a la tercera vicepresidencia de la Mesa Directiva se da luego de conocerse que el Sétimo Juzgado Penal Unipersonal Especializado en Delitos de Corrupción de Funcionarios lo sentenció a seis años de prisión por el delito de colusión agravada.

«El mencionado acto de renuncia es uno de responsabilidad frente al hecho público, de una sentencia del Poder Judicial que me afecta en mis derechos constitucionales, y con la que de forma categórica no estoy de acuerdo, ni acepto, y en ejercicio de mi derecho a la pluralidad de instancia, estaré impugnando en su oportunidad», indicó.

Tras expresar su confianza en que una segunda instancia revisará el caso y las pruebas que espera presentar, el parlamentario recordó que este caso no responde a una sentencia firme, e incluso dejó abierta la posibilidad de acudir a organismos como la Corte Suprema de Justicia y el Tribunal Constitucional «en defensa de mis derechos fundamentales».

Este martes se conoció que el Poder Judicial sentenció a Elera García por hechos que se remontan al 2012 y que tienen que ver con su participación como supervisor de la obra Mejoramiento y Ampliación del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Pacaipampa – Ayabaca – Piura.

Esta tarde un grupo de congresistas, entre ellos la parlamentaria Ruth Luque, presentó una moción de censura contra Wilmar Elera por sus lamentables declaraciones a la televisión estatal en las que intentó justificar la denuncia de presunta violación sexual que hizo una trabajadora parlamentaria en contra del congresista Freddy Díaz.

El caso y la condena

Según informó el Poder Judicial, el contrato suscrito el 13 de enero del 2012, la obra que involucra a Wilmar Elera fue valorizada en un principio por S/. 3 millones y debía ejecutarse en un periodo de 180 días calendario, lo cual nunca se dio.

Los trabajos se iniciaron el 24 de mayo del 2012 con la entrega parcial del terreno y el expediente técnico sin firma del proyectista. Sin embargo, el 19 de enero de ese año la Municipalidad de Ayabaca hizo un adelanto directo por S/ 722 mil 543.54 soles, que correspondía al 20% del valor de la obra y el 09 de febrero del mismo año un pago por S/.1 millón 445 mil por concepto de adelanto de materiales, equivalente al 40% del valor de la obra.

Por otro lado, el Poder Judicial señaló que durante la fase de la ejecución, cuando el ingeniero residente hizo consultas sobre el acceso a la planta de tratamiento, la línea de conducción hacia la laguna de oxidación y otros, las cuales no fueron absueltas al no existir un responsable del expediente técnico.

Los avances de la obra que se efectuaban no se ajustaba a las valorizaciones presentadas por el contratista y aprobadas por la supervisión. (RPP)

R.C.M.