Analista político, comentó acerca de la presencia de Pedro Castillo en foros internacionales

Ante la anunciada participación del presidente Castillo en próximos eventos internacionales, el analista Alberto Quintanilla dijo es una buena ocasión del Perú para plantear las renegociaciones con empresarios en México, así como la cita en la ONU en EE. UU son para que el Perú presente un discurso de autonomía de nuestro país, la independencia en su manejo y la invitación a capitales que pudieran invertirse en nuestro país.

Castillo no es un presidente demasiado locuaz o que hable muy bien, pero es momento para que siente posiciones respecto a lo que significa la libertad y la libre determinación de los pueblos.

En otro momento, haciendo referencia a hechos terroristas ocurridos en el mundo y nuestro país, dijo condenar el atentado del grupo Islamita Al Qaeda de Osama Bi Laden que en el 2001 atentó contra las torres gemelas en Estados Unidos.

Se debe condenar también un atentado, el más grande de la historia, aquel que cometió el gobierno de Estados Unidos liderado por Harry Truman, cuando en 1945 quitó la vida a más de 300 mil personas con las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki. Nunca más deben producirse estos atentados terroristas.

Así mismo, en la fecha y de manera antelada reconoció a los integrantes del GEIN que con un trabajo de inteligencia dieron con la captura de la cúpula de terroristas de Sendero Luminoso, liderado por Abimael Guzmán Reynoso en la denominada captura del siglo, al mismo tiempo también condenó los actos terroristas implantados por el gobierno de ese entonces de Alberto Fujimori.

Igualmente se refirió a lo ocurrido en 1973 cuando el militar Augusto Pinochet, émulo del neoliberalismo al estilo de Keiko Fujimori, causando la muerte de más de mil muertes, propició el golpe de estado contra el Gobierno Socialista de Salvador Allende

Mi solidaridad, dijo Quintanilla, con el pueblo chileno al recordar este acto que se debe considerar igualmente como terrorista que se debe condenar, refiriendo un mensaje de Allende, la esperanza de que el pueblo latinoamericano transite por las avenidas de la democracia, la paz y la tolerancia.

R.C.M.