Conmebol sanciona a Agustín Lozano y junta directiva de la FPF por caso reventa de entradas

Foto Internet: Agustín Lozano – Presidente de la FPF

Luego de algunos meses, Conmebol ha decidido publicar cuáles son las sanciones que recibirá cada miembro de la junta directiva de la Federación Peruana de Fútbol incluido su presidente, Agustín Lozano, por el caso de la reventa de entradas.

¿Cuáles son las sanciones que recibieron?

Agustín Lozano (Presidente de la FPF) ha sido sancionado con una multa económica de 5 mil dólares.

Cirila Paitán fue sancionada con una multa económica de 2 mil dólares.

Lucio Alva ha sido sancionado con una multa económica de 2 mil dólares.

Juan Quispe ha sido sancionado con una multa económica de 2 mil dólares.

Genaro Miñán fue sancionado con una multa económica de 7 500 dólares (la más alta).

Franklin Chuquizuta ha sido sancionado con una multa económica de 7 500 dólares (la más alta).

Las 5 razones por las que han sido sancionados

En su comunicado, Conmebol detalla lo siguiente:

  1. Efectuar campañas de concientización entre los empleados de la FPF, respecto del perjuicio que se genera a la FPF con la reventa de entradas y las consecuencias disciplinarias que la misma pueda tener respecto de su relación laboral.
  2. Utilizar las herramientas en poder de la FPF, en coordinación con la empresa emisora de los tickets electrónicos para identificar e investigar posibles casos de reventa de entradas y sancionar adecuadamente a los responsables.
  3. Lanzar en ocasiones de los partidos de la Selección Peruana de Fútbol campañas en los medios de difusión pertinentes (radio y/o tv gráfica) de concientización en contra de la reventa de entradas.
  4. Exigir a las empresas emisoras de los tickets que incluyan una leyenda en los mismos (físicos y/o electrónicos) que advierta que el uso del ticket, por una persona distinta al titular originario podrá dar lugar a la cancelación del permiso de acceso al estadio y/u otras medidas pertinentes.
  5. Incluir en los Contratos con Patrocinadores una cláusula que alerte a las empresas que deberán controlar el destino de las entradas que pudieran recibir en el marco de dicho contrato so pena de dejar sin efecto la entrega de entradas y/u otras sanciones contractuales apropiadas.