Exfuncionario de ONPE acusa a Fuerza Popular

El Equipo Especial Lava Jato sindica al exjefe del Área de Verificación y Control de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) Luis Barboza Dávila de haber ocultado las irregularidades, deficiencias y falsedades que presentó Fuerza Popular en la rendición de cuentas de la campaña presidencial de Keiko Fujimori, en 2011. El exrepresentante de Odebrecht Jorge Barata ha declarado a las autoridades que la constructora aportó 1 millón de dólares en efectivo para dicha campaña.

Fuerza Popular –entonces Fuerza 2011– acreditó que recolectó 1 millón 566 mil 938 soles por la venta de boletas de una rifa y otros 558 mil 296 soles por la colocación de tarjetas para dos cócteles. También informó sobre gastos de publicidad por 2 millones 525 mil 870 soles.

El Equipo Especial Lava Jato, basado en reportes de ONPE, detectó que la información entregada por el partido fujimorista estaba incompleta o había sido fraguada. Sin embargo, el exfuncionario Luis Barboza validó los documentos de la organización naranja.

Otros exfuncionarios de ONPE interrogados por el Equipo Especial Lava Jato confirmaron que habían advertido a Luis Barboza sobre las deficiencias de los informes de Fuerza Popular. Empero, cuando Barboza recibió los reportes, los modificó levantando las observaciones a la rendición de cuentas de los fujimoristas.

La declaración de la exauditora del Área de Verificación y Control de la Gerencia de Supervisión de Fondos Partidarios de la ONPE María Gobitz Morales fue determinante para la imputación contra Luis Barboza. Gobitz había elaborado un informe de verificación que cuestionaba lo que había presentado Fuerza Popular, pero cuando el documento estuvo en manos de Barboza, este lo cambió en beneficio del partido fujimorista.

Aportantes fantasmas

“¿Se debe entender que el proyecto que elaboró del informe técnico de verificación de aportaciones e ingresos en efectivo y en especie (…), había en mayor detalle observaciones a la declaración presentada por Fuerza 2011 (Fuerza Popular), y que esta cambió cuando pasó para su revisión por el jefe del Área de Verificación y control, el señor (Luis) Barboza?”, le preguntaron los fiscales a la exfuncionaria María Gobitz.

“Sí, en razón que al revisar el informe que se me muestra, encuentro que existen inconsistencias en párrafos que no los reconozco como míos, partes que han sacado y han puesto. En concreto, yo elaboré un proyecto de informe con observaciones y el que se encuentra firmado (por Luis Barboza) ha tenido correcciones”, respondió Gobitz.

“Especifique o señale qué contenía su proyecto o informe preliminar (…) antes de ser corregido por el señor Barboza”, le indicaron. Barboza había borrado los graves hallazgos de Gobitz.

“Contenía la observación de la falta de un adecuado control interno (del partido), como en el caso de la rifa. Nos entregaron para verificar sacos de talones de la rifa donde aparecían nombres de los aportantes, pero el partido no había efectuado una relación pormenorizada de los nombres y DNIs de las personas adquirientes de las rifas. Segundo, en el caso de los cócteles, tampoco existía relación con el DNI identificado de los que compraron las tarjetas de dichos cócteles. También por no haber implementado el control interno adecuado, pues lo que me presentaron a la vista durante la visita fueron unas hojas con nombres sin DNIs. Respecto a los montos de dichas actividades no fueron observados en aplicación al artículo 41 del Reglamento de la Ley de Partidos Políticos, que señala el tope para actividades de financiamiento proselitista (…) El partido no entregó la relación pormenorizada de los adquirientes de la rifa con el DNI de cada aportante, y en el caso de los cócteles, tampoco (el partido) presentó dicha relación”, detalló la exfuncionaria.

Información falsa

Lo que implica que los fujimoristas no pudieron sustentar la venta de los tickets de la rifa ni las tarjetas de los cócteles. En conclusión, el dinero originado por estas actividades es de origen sospechoso.

Por lo que el fiscal José Domingo Pérez concluyó que el exfuncionario de la ONPE Luis Barboza Dávila, al cambiar y adulterar los hallazgos de la auditora María Gobitz Morales, “favoreció a la organización criminal dentro de Fuerza 2011 (ahora Fuerza Popular) en su proceso de lavado de activos (ocultamiento) provenientes de la empresa brasileña Odebrecht”, señala el fiscal Pérez en la Disposición N° 128, con la que formaliza investigación preparatoria contra Luis Barboza, el 16 de octubre de este año.

Por su parte, el exauditor Luis Barboza, por intermedio de su abogado, Guillermo Astudillo Meza, arguyó que los representantes de Fuerza Popular lo habían engañado y que lo indujeron a error.

“El 16 de octubre de este año hay una disposición donde la fiscalía aclara la supuesta participación del señor Luis Barboza. El fiscal Pérez precisa que emitió informes técnicos que supuestamente favorecieron al partido fujimorista y ocultado ese dinero sucio que Fuerza 2011 (hoy FuerzaPopular) habría recibido de Odebrecht”, indicó el letrado Astudillo.

“No hay nadie, ni un testigo protegido ni colaborador eficaz, ni nadie de Fuerza 2011, que lo vincule o lo sindique en los hechos señalados por el fiscal Pérez. Lo que él sostiene es que ha cumplido cabalmente con las funciones que él tenía como jefe del Área de Verificación y Control de ONPE. Coordinaba con cada uno de los auditores la supervisión externa de la información económica y financiera que le presentaba cada uno de los partidos políticos, y en particular el caso del partido Fuerza 2011”, añadió.

Luego, el abogado de Luis Barboza entró en materia. Aseguró que si bien se defendió con auditar las cuentas del partido fujimorista, no descarta que haya sido sorprendido por los representantes de este.

“A la luz de lo que se conoce hoy, puede ser que Fuerza 2011 (ahora Fuerza Popular) haya presentado información falsa a ONPE sobre la rifa y los cócteles para inducir a error al señor Barboza. Ha sido sorprendido Barboza. Por eso, él mismo ha presentado una denuncia penal contra el contador de Fuerza 2011, Rafael Herrera Mariños, y el ex secretario general del partido José Chlimper Ackerman por los delitos de falsedad documental, porque es evidente que estas personas desde el año 2011 estuvieron presentando información documental falsa a ONPE y esa es la denuncia penal que se ha acumulado al caso que tiene en sus manos el fiscal José Domingo Pérez y que le está sirviendo para continuar con su línea de investigación”, declaró el abogado de Barboza.

La imputación del exfuncionario de ONPE ratifica que los fujimoristas no rindieron cuentas de sus gastos conforme a la ley.

Para el fujimorismo no existieron irregularidades

La defensa de Fuerza Popular niega haber recibido 1 millón de dólares de Odebrecht para la campaña de Keiko Fujimori en 2011 y reitera que cumplió con rendir los gastos de la campaña conforme a los formatos de la ONPE.

El fujimorismo se basa en los reportes que presentó ante ONPE y que validó el exjefe del Área de Verificación y Control Luis Barboza Dávila, los que no fueron objetados por dicha autoridad.

Pero ahora resulta que tales informes se encuentran bajo cuestionamiento, debido a que el propio Luis Barboza arguye que los fujimoristas le proporcionaron información contable falsa. El fiscal José Domingo Pérez no cree en la versión de Barboza y considera que actuó en coordinación con el partido naranja para no objetar la falta de transparencia en la recaudación de fondos mediante la rifa y los cócteles.

Conforme a la resolución de Pérez, la rifa y los cócteles sirvieron para ocultar y lavar el millón de dólares que entregó Odebrecht.

Declaración clave

La exfuncionaria de ONPE María Gobitz reveló que su exjefe Luis Barboza cambió su informe en el que advirtió de las falsedades del partido fujimorista. (La República)